El silencio tarde o temprano ensordece

Aquí se irán publicando las escenas de rol tanto de trama principal, como las que querais publicar los jugadores. Debido a la naturaleza de este foro, si se admite contenido NSFW.
Responder
Aletheia
Mensajes: 16
Registrado: Mar Abr 23, 2024 6:10 pm

El silencio tarde o temprano ensordece

Mensaje por Aletheia »

Punto de vista: Pepi

Un piso de la IDO
Al abrir la puerta te encuentras con un pequeño pasillo en cuya pared de la derecha hay un espejo de cuerpo entero. Al terminar el pasillo observas un salón comedor en forma de ele, que finaliza con una puerta batiente que da acceso a la cocina. A la derecha observas un ventanal que brinda iluminación y vistas a la ciudad de Madrid y a la izquierda un pasillo que da a las habitaciones y a un baño. La decoración es austera para el piso en general, a excepción de la habitación matrimonial donde el lujo y la comodidad son los aspectos reinantes.
Ves Un juego de recibidor, Una mesa comedor con varias sillas, Una televisión marca LT Koshiba de 40 pulgadas y Una biblioteca de roble
Pepi retuerce su delantal. En el pequeño bolsillo delantero, un móvil sobresale.
Humberto entra en la cocina.
Humberto dice con acento melillense, "Su jornada terminó ya, ¿qué hace todavía aquí?"
Pepi da un pequeño respingo y procura no darle la cara.
Pepi dice con acento gallego, "Enseguida termino, doctorciño, le estaba preparando una comidiña a la chiquilla de por ahí, usted sabe, la que no ve, que la veo yo muy desganadiña."
Humberto frunce el cejo.
Humberto dice con acento melillense, "Recuerde que ella es diabética, tiene que mantener una dieta estricta."
Pepi aprieta los labios y sigue de cara a la estufa.
Pepi dice con acento gallego, "Es una comidiña sin nada de azúcar, no se preocupe usted de nada, Pepi sabe y obedece sus instrucciones."
Humberto dice con acento melillense, "Termine eso cuanto antes, ya me ocuparé yo de que la chica coma."
Pepi se limita a asentir con la cabeza.
Humberto sale de la cocina sin volverse.
Pepi espera a quedarse sola y camina con sigilo, lo mira avanzar hacia el pasillo y sale lo justo para confirmar sus sospechas. Ha vuelto a entrar en la habitación de Eloy. Segundos después ve que ambos entran en la habitación de la chica ciega.
Pepi se muerde el labio. El miedo le tiene hecha la barriga una estopa, pero necesita salir de dudas porque ella sabe, bendito sea el señor, ella sabe que algo no anda bien.
La mujer se acerca todo lo que puede a la puerta de la habitación para tratar de escuchar.
Entre tanto, en el interior de la habitación.
Una habitación sencilla
Aymara permanece tumbada en la cama, parece una muñeca desmadejada.
Humberto, con el móvil en la mano, le hace señas a Eloy.
Eloy se planta de brazos cruzados, y niega con la cabeza. hace señas con firmeza.
Humberto articula y responde con señas y una malicia en la mirada que a Eloy le da escalofríos.
Eloy desvía la mirada hacia la puerta y luego ve a Aymara. Sabe que él no miente y si no le obedece...
El joven inspira muy hondo, se aproxima y se sienta en la cama.
aymara percibe su olor y se relaja solo hasta que oye la voz de Humberto.
Humberto dice con acento melillense, "vamos, no tengo toda la noche, ya sabéis lo que os toca."
Eloy traga saliva y coge la mano de la chica. Como tantas otras veces, le vuelve a pedir perdón en lengua de señas y tras el apretón que ella le da a modo de aceptación, le seca las lágrimas y comienza a desvestirla.
Pepi aguza el oído. Eso que oye tras la puerta le dispara el corazón.
Gemidos, golpes secos de piel con piel, los sollozos amortiguados se filtran y la mujer apenas reprime un quejido.
Pepi se lleva la mano a la boca y echa a andar hacia la cocina. Entra en la galería y con mano temblorosa coge el móvil y marca.
El teléfono da tono
Fina descuelga el móvil
fina dice por teléfono, ¿Pepi? Cómo estás?
Pepi apenas logra articular palabra entre las lágrimas que le anegan los ojos.
Pepi dice por teléfono, Mi dios bendito, fina, tienes que venir, por favor, tienes que venir porque algo muy malo está pasando.
fina dice por teléfono, Pepi, donde estás? Estás en el piso de la IDO?
Pepi dice por teléfono, Sí, ya sé que me vas a decir que tengo la cabeciña ida, pero te lo juro por mi dios bendito que no, fina. he visto al doctorciño entrar en la habitación de la chavaliña ciega y de ahí salen sonidos, sonidos, fina. Y sollozos, por favor. Tienes que venir, algo no está bien, yo que te lo digo.
Fina dice por teléfono, Pepi, voy a ir de nuevo, pero como sea otra de tus fantasías, me voy a enfadar mucho contigo y se lo informaré al doctor Ferrer.
Pepi se seca las lágrimas con la mano.
Pepi dice por teléfono, tú ven, ven que si luego me echa de aquí, yo me voy si no tengo razón.
Fina dice por teléfono, De acuerdo. voy saliendo para allá.
Fina cuelga la llamada.
Pepi regresa al salón.
el ruido ahora es más nítido.
Aymara dice con acento venezolano, "Por favor, ya no más, no más... no puedo más."
el ruido de unas arcadas interrumpe los jadeos.
pepi está dispuesta a abrir la puerta, pero tocan el timbre.
La mujer corre a abrir antes de que dentro se percaten del ruido.
Pepi abre la puerta.
Pepi dice con acento gallego y grandes aspavientos, "corre, algo le pasa a esa chavaliña, algo le está pasando."
fina entra sin decir una palabra. Coge hacia el pasillo seguida por Pepi.
La puerta de la habitación se abre de golpe, la visión de Eloy completamente desnudo llevando en brazos a Aymara las deja petrificadas.
Humberto avanza con el móvil en la mano dando de voces.
Eloy, sudoroso y desesperado mira a Pepi, suplicante.
Pepi corre en su auxilio y abre la puerta del baño.
fina dice; "Qué significa esto, doctor Ferrer?
Humberto la mira con los ojos muy abiertos.
Eloy entra con Aymara en la ducha.
La joven está llena de un vómito con un olor muy característico.
Pepi abre la ducha y sin importarle mojarse entera, ayuda Eloy.
Humberto dice con acento melillense, "¿Qué haces tú aquí? No creo haber requerido tu asistencia hoy."
fina dice: "No ha respondido a mi pregunta, doctor."
Humberto la mira con cierto desdén.
Humberto dice con acento melillense, "No tengo que darte explicaciones, eres una simple enfermera, fina."
Pepi grita desde el baño.
Pepi grita:"Mi dios bendito, Ayúda, por favor, ayuda."
fina avanza y Humberto le corta el paso.
Fina lo empuja y lo coge por sorpresa.
fina entra en el baño.
En la ducha, Eloy sujeta como puede a Aymara que está convulsionando.
Fina murmura: "Santo cristo, qué significa esto?"
Pepi la mira con los ojos llenos de lágrimas.
Pepi dice con acento gallego, "Se muere la chavaliña, se muere."
fina marca el 112 y en cuanto atienden da el parte.
Humberto entra en el baño y trata de quitarle el móvil a la enfermera.
Fina se defiende.
Eloy deja a Aymara en el regazo de Pepi y sale de la ducha hecho un basilisco.
Eloy empuja a Humberto.
fina recupera su móvil
Eloy le suelta una hostia al médico que lo deja sentado de culo.
Una ambulancia sale a toda velocidad desde el Hospital Universitario la Paz en dirección a la plaza de España
Humberto escupe sangre. la mirada que le lanza a Eloy deja impactada a fina.
Humberto se levanta.
Humberto dice con acento melillense, "Esto no va a quedarse así, ¿me oyes? Haré la denuncia correspondiente..."
fina dice: "Hágala, yo también me ocuparé de elaborar un informe."
Humberto dice con acento melillense, "Atrévete a ir en mi contra y verás a quién termina de irle peor, te lo advierto, no sabes quien soy yo."
El timbre suena con impaciencia.
Fina sale del baño y corre a abrir.
El grupo de paramédicos que acaba de llegar entra en tromba.
Gideon junto a su compañero, avanzan con la camilla.
Gideon dice: "Dónde está?"
Fina dice: "En la ducha. Acaba de convulsionar hace unos minutos."
Gideon ignora a Humberto y se acerca con su compañero. El espacio del baño es reducido, así que entra solo uno de ellos para poder revisar a la chica.
Pepi mese con desesperación a Aymara entre sus brazos.
A Gideon se le hace un nudo en el estómago.
Gideon dice: "Señora, soy personal sanitario"
Gideon le pone la mano en el hombro.
Pepi da un respingo y estrecha a Aymara entre sus brazos.
Gideon dice con tono más suave: "Déjeme ayudarla, la llevaré al hospital."
Pepi lo mira con los ojos encharcados.
Pepi dice con acento gallego, "Se va a poner buena, verdad?"
Gideon dice: " Eso intentaremos, que esté bien. Pero tiene que dejarme ayudarle."
Pepi asiente.
Gideon se inclina. Con una maniobra experta coge a Aymara.
Gideon se sorprende porque se había hecho una idea distinta a simple vista, pero la chica no pesa casi nada. Es más el edema corporal que su verdadero peso.
Gideon la sujeta con firmeza y la deposita en la camilla.
Entre ambos sanitarios, inician la atención primaria.
Gideon avisa por el comunicador.
Fina dice: "voy con vosotros."
Humberto dice con acento melillense, "No os podéis llevar a un discapacitado sin mi autorización."
Con Aymara resguardada en la camilla, Gideon le planta cara.
Gideon dice: "Esta paciente, discapacitada o no, requiere atención sanitaria urgente. Va a negársela? O quizá prefiera responder a una investigación sobre la muerte de una discapacitada a su cargo"
Humberto traga saliva.
Gideon asiente.
Gideon dice:"Eso pensaba."
Gideon dice: "Vamos cagando leches que si no esta chica no la cuenta."
Tras atender la urgencia, la ambulancia emprende camino de regreso al hospital, de eso depende la vida de la persona que llevan a bordo.
Aletheia
Mensajes: 16
Registrado: Mar Abr 23, 2024 6:10 pm

Guardar silencio no siempre es una respuesta

Mensaje por Aletheia »

Punto de vista: Oriana
Quinta Planta
En esta planta se encuentra la unidad de cuidados intensivos, así como una unidad para aquellos pacientes que requieran de atención especializada y cuidados extremos. Al salir del ascensor te encuentras con un pasillo corto que conduce a las puertas de la UCI. A diferencia de otras plantas, aquí solo encontrarás personal sanitario y alguna que otra persona que pueda tener familiares o conocidos ingresados en la unidad. La pequeña sala de espera está ubicada a la izquierda, casi al final del pasillo. Cuenta apenas con un par de sillones y dos mesitas bajas, cerca de la ventana que da hacia el norte del hospital.
Salidas visibles: uci

Oriana escucha el ascensor y se voltea
Gideon sale empujando una camilla, el hombre camina tan rápido que en segundos llega hasta ella.
Dices con acento romano, "dame los detalles de camino a la unidad."
Oriana mira a la chica en la camilla.
Dices con acento romano, "no tiene buena pinta."
Gideon comienza a dar su parte mientras ambos entran en la UCI
Unidad de cuidados Intensivos
Es un espacio aséptico dividido en varios boxes a los cuales se accede separando una cortina que no llega a rozar el suelo. A la derecha ves la isla de enfermeras, donde además se ubica el puesto de control y monitoreo de constantes. Junto a la isla observas las puertas de un par de despachos y una pequeña pero cómoda habitación de descanso para el personal sanitario que está de guardia.
Salidas visibles: CuidadosEspeciales y fuera

Dices con acento romano, "Paloma, ven conmigo a la unidad de cuidados especiales, necesito apoyo aquí."
Dices con acento romano, "tú, trae a la chica dentro, luego ya quedas libre."
Subunidad de cuidados Especiales.
Es una unidad dedicada a la atención de pacientes que requieren cuidados extremos. cuenta con tres camas, equipo para monitorización cardíaca, equipos para brindar ventilación controlada, Oxígeno, equipo para electroencefalografía, electrocardiografía y DEA (Desfibrilador Externo Automático).
Salidas visibles: fuera

Gideon empuja la camilla a toda velocidad. aunque la médica no le ha dado instrucciones, sabe qué hacer y se pone a ello.
Paloma entra con implementos y se une al paramédico.
Gideon dice: La saturación de oxígeno está demasiado baja.
Dices con acento romano, "Paloma, busca la mascarilla de oxigenación, veamos si podemos atender esto antes de intubar."
Oriana ve a la chica desnuda
Dices con acento romano, "de dónde la traes?"
Oriana le revisa los ojos y se fija en sus pupilas.
Gideon dice: Está bajo la tutela de Ferrer.
Oriana nota el tono despreciativo y guarda silencio unos segundos.
Dices con acento romano, "Sabes qué puede haber originado este cuadro?"
Gideon dice: prefiero no especular, pero la enfermera que nos llamó, Fina, dice que la mujer que suele ocuparse del oficio de la casa le llamó. Dijo que no era primera vez que le comentaba que creía que pasaban cosas raras en ese piso tutelado.
Paloma vuelve con la mascarilla.
Oriana le da instrucciones mientras se ocupa de conectarla al monitor cardíaco.
el aparato registra un ritmo irregular. De súbito la paciente entra en taquicardia.
Murmuras con acento romano, "joder, qué más sabemos de la chica?"
Paloma dice: "Es diabética, si no recuerdo mal ha estado alguna vez hospitalizada aquí, doctora. fue paciente de la doctora melissa."
Dices con acento romano, "joder, tómale una glucemia capilar ahora mismo."
Oriana mira a Gideon.
Dices con acento romano, "dices que convulsionó?"
Dices con acento romano, "cuántas veces?"
Gideon dice: "Que sepamos una sola, pero desconozco si ha ocurrido con anterioridad."
Paloma se ocupa y palidece al ver el resultado.
el monitor de glucosa indica 699 mg/dl
Dices con acento romano, "mierda, coloca una solución salina 0.9 ahora mismo. Y busca la insulina de acción rápida"
Paloma se ocupa mientras gideon se cambia los guantes.
Oriana lo mira, sorprendida.
Dices con acento romano, "qué crees que haces?"
gideon dice: "La guardia de hoy está en déficit, necesitais un par de manos más. Tendrás que ponerle un diurético en vista de la edematización, eso requiere una sonda o me eqivoco."
Oriana se muerde el labio porque sabe que tiene razón.
Dices con acento romano, "venga, no vamos a dejar que esta chica se nos vaya aquí."
entre Oriana y Gideon se ocupan de atender a Aymara.
Gideon se detiene de súbito al separarle las piernas.
gideon masculla.
Oriana se fija y no da crédito.
Dices con acento romano, "estaba en un piso tutelado?"
Dices con acento romano, "pero cómo puede ser posible esto?"
la irritación y las magulladuras vaginales de larga data y las nuevas son lo bastante elocuentes.
gideon murmura: "haré el informe y lo dejaré en el servicio de medicina interna."
Gideon coloca la sonda urinaria con toda la delicadeza que puede.
Dices con acento romano, "espera..."
gideon la mira y entrecierra los ojos.
Gideon dice: "Guardarás silencio, es eso?"
el monitor muestra un descenso violento en las pulsaciones.
Oriana se ocupa de Aymara sin responder.
gideon sale furioso, farfullando maldiciones.
Minutos más tarde...
Oriana junto a la enfermera, logran estabilizar los signos de Aymara.
Oriana vuelve a mirar a la chica
Aymara
Observas a una mujer con marcadas ojeras y una pérdida notable de peso que no pasa desapercibida aún cuando la edematización de su cuerpo pareciera indicar lo contrario. El tono cerúleo de su rostro advierte el grave estado de salud en el que se encuentra.
Se nota claramente que es una mujer.
Oriana sale un instante de la unidad.
Unidad de cuidados Intensivos
Oriana da un vistazo, pero no ve al sanitario.
Murmuras con acento romano, "Questo stronzo non mi ha nemmeno dato il tempo di rispondere. Ovviamente non starò zitta, ma chi si crede di essere questo imbecille?"[1]
Oriana resopla ofuscada y va al puesto de enfermeras a verificar lo que le dijera Paloma, si había sido paciente su historia tendría que estar en el sistema sí o sí.
1. Frase en italiano que significa: "este cabrón no me dio ni tiempo a responder. Por supuesto que no voy a quedarme callada, por quién me toma este imbécil?"
Última edición por Aletheia el Mar Jul 09, 2024 3:43 am, editado 2 veces en total.
Aletheia
Mensajes: 16
Registrado: Mar Abr 23, 2024 6:10 pm

A veces, el silencio es un arma de doble filo

Mensaje por Aletheia »

Punto de vista: Guillem
consultorio
Es un espacio habilitado para consultas de tipo siquiátrico. Tanto los colores como el mobiliario favorecen la relajación. Al ingresar, a la izquierda puedes ver el escritorio donde el terapeuta lleva a cabo tareas administrativas. Cuenta con un ordenador, un archivador y un par de sillas. Tras el escritorio, una ventana permite ver parte del Paseo de la Castellana y ofrece excelente iluminación al lugar. Del lado derecho una división separa otro espacio un poco más pequeño, donde puede verse un sillón, un diván, un equipo de música y una moqueta gruesa que hace juego con la decoración.
Guillem está de pie junto a la ventana. la tensión en su rostro es más que evidente.
fina permanece sentada tras el escritorio en la silla de visitantes, con las manos entrecruzadas en el regazo y la cabeza baja.
Guillem se vuelve y clava los ojos en la enfermera.
Dices con acento Catalán, "necesito que te serenes y dejes de llorar, Fina. Es importante que me expliques con detalle qué ha ocurrido y por qué no lo habías reportado antes."
el tono áspero del doctor Vagur hace que Fina levante la cara.
la mujer tiene el rostro enrojecido y las mejillas húmedas.
Más avierta que una bailarina. Mundo virtual guardado.
Fina dice: "No lo había reportado porque no ... no le creí a Pepi. Es mi culpa, doctor. Ella me había advertido desde hace mucho que creía que pasaban cosas raras, que notaba a Eloy muy diferente, a la chica...
Guillem da un golpe en el escritorio.
Dices con acento Catalán, "la chica tiene nombre, Fina, se llama Aymara."
fina baja de nuevo la cabeza, Avergonzada.
fina murmura: "Lo siento mucho, doctor, de verdad. No se imagina cuanto lo siento."
Dices con acento Catalán, "Te envié justo para que me informaras de cualquier anomalía, fina, cómo es posible que obviaras el estado de Aymara?"
Fina dice: "Porque no me cabía en la cabeza, por eso. fui muchas veces y ella parecía bien, es verdad que de unos años para acá me mandaba a decir que todo estaba bien, que no me molestara, que la otra chica necesitaba más atención que ella, que ella...
Dices con acento Catalán, "y a ti eso no te pareció irregular?"
Guillem se aproxima. su lenguaje corporal resulta fríamente amenazador.
Dices con acento Catalán, "a ti no te llamó la atención que no quisiera que la vieras, ni atención... no te generó suspicacia que una mujer tan ingenua como doña Pepi te señalara que notaba algo raro? Por el amor de deu, fina."
fina rompe a llorar con desconsuelo.
fina solloza: "Lo siento, doctor, no sé qué más decirle, yo pensé que eran fantasías de Pepi que se pone usted sabe...
Dices con acento Catalán, "no te escudes en ella, has sido negligente, fina, no tiene más. Por ahora te relevaré de tu apoyo en el piso tutelado y reasignaré a alguien más. Eso si es que no logramos que ese lugar desaparezca."
fina lo mira con los ojos anegados.
fina dice: "Me despedirá del hospital?"
Guillem se frota la cara y se mesa el pelo.
Dices con acento Catalán, "todo depende de si Aymara supera su estado actual."
fina se pone pálida.
fina dice: "Usted cree que no sobreviva?"
Guillem se vuelve una vez más hacia la ventana y habla sin mirarla
Dices con acento Catalán, "honestamente no lo sé. Por el bien de todos, sobre todo de... espero que sí."

fina se levanta y sale del consultorio. La pena que siente es tan grande que no es capaz de mirar a nadie a los ojos mientras sale del servicio.
Una hora después...
Servicio de Psiquiatría
Ves Un ascensor interno aquí.
entras en Un ascensor interno.
Un ascensor interno

[1] Habitación de Descanso
El ascensor cierra las puertas y se pone en marcha.

Un ascensor interno para en Habitación de Descanso y las puertas se abren.
sales del elevador.
Habitación de Descanso
Es una habitación con el espacio suficiente para cuatro literas, un sofá de 3 puestos, una mesa rectangular donde pueden coincidir hasta 6 personas a la vez, un mueble para guardar enseres y algunos alimentos no perecederos sobre el que descansa una cafetera y un microondas. Sobre el mueble, colgando en la pared, un par de gabinetes con llave permiten guardar insumos médicos y medicamentos. Al lado derecho del mueble, una pequeña nevera contiene agua, bebidas isotónicas y bebidas energizantes. A la izquierda, una puerta dirige al baño, en el que hay un par de duchas, dos cubículos con retrete, un espejo y dos lavabos. Frente a las literas, hay varias taquillas colocadas de forma ordenada.
Ves Un ascensor interno aquí.
Guillem entra con el rostro ensombrecido.
Kiara se le acerca.
Kiara dice: "alguna novedad de la caramelo? No me salgais con que no sabéis nada porque no me trago ese mojón mental."
Guillem mira a Kiara, la preocupación le marca el rostro de manera notable.
Dices con acento Catalán, "está en cuidados especiales. sigue en estado crítico."
Fabián entra en la habitación, se acaba de tomar unos minutos de descanso y escucha.
Fabián dice: "quién está en estado crítico?"
Fabián dice: "Será el paciente que trajo Gideon? El tío anda tan cabreado como yo con el caso de la mujer que ingresé ayer."
Fabián los mira. algo en sus expresiones lo pone tenso.
Fabián dice:"¿Qué pasa? Por qué tenéis esas caras?"
Kiara se le acerca, pero él se hecha atrás intuitivamente.
Fabián los mira a ambos, alternativamente.
Dices con acento Catalán, "Escucha Fabi, hay algo que tenemos que decirte, pero es mejor que te sientes."
Fabián niega con la cabeza.
El corazón del médico se acelera a mil por horas. La intuición le habla a gritos.
Kiara le coge de las manos con firmeza.
Kiara dice: "mira, muñeco, se trata de Aymara."
Fabián se zafa con brusquedad.
Guillem lo aborda con más sutileza.
Dices con acento Catalán, "la han traído hace unas horas."
Fabián niega con la cabeza. La palidez del rostro se acentúa a cada momento. Respirar se le hace difícil.
Fabián dice: "Me estáis jodiendo, verdad. Es una broma de mal gusto.
Kiara y Guillem se miran.
la puerta de la habitación de descanso se abre bruscamente.
Oriana entra sin siquiera hablar, suspira hondo al ver a Fábrega.
Oriana dice con acento romano, "joder, menos mal que te encuentro, Fábrega. necesito que vengas conmigo a la unidad de cuidados especiales. Tengo ingresada a una paciente de sexo femenino, diabética, cetoacidósis metabólica, disfunción renal en fase 2, hipoglucemia severa y convulsiones. necesito que me apoyes porque era paciente de la doctora Melissa y me dijo una de las enfermeras que la has tratado alguna vez.
Kiara le hace señas a la médica, pero esta la ignora.
Oriana dice con acento romano, " el caso es delicado, es una paciente tutelada de Ferrer, pero..."
Oriana mira a Guillem.
Oriana dice con acento romano, aprovechando que estás aquí, no sé cómo proceder en este caso, la paciente muestra signos de abuso y...
Fabián estalla, el grito que sale de su garganta deja helada a la mujer que lo mira sin apenas parpadear.
Oriana da un paso atrás. Mira a Guillem y a la fisioterapeuta.
Fabián la coge de la bata sin medirse, Oriana se pone de puntillas víctima de la sorpresa.
Fabián dice: "Qué coño has dicho? Qué es lo que le han hecho a mi mu..."
Guillem coge a Fabián desde atrás y en un movimiento imprevisto le inyecta en el brazo.
Fabián se debate, pero no consigue zafarse.
Dices con acento Catalán, "ayúdame, García."
Kiara aparta a Oriana y va a sostener a Fabián que comienza a desplomarse producto del potente sedante.
entre ambos lo tumban en una cama.
Guillem revisa las constantes de Fabián.
Oriana los mira, perpleja.
Oriana dice con acento romano, "quiero una explicación y la quiero ahora mismo."
Dices con acento Catalán, "y te la daré, pero primero deja que me ocupe de Fabián. necesito pedir apoyo para que tenga supervisión aquí, no quiero ingresarlo y que se arme un pifostio de magnitud incontenible, ya los rumores tienen al hospital de cabeza"
Kiara guia a la jefe de medicina interna hasta una silla.
Kiara dice: "Mientras aquí Vagur se ocupa de Fabi, yo le voy a explicar con detalle todo y ojalá no sea una mujer de mente cerrada porque me va a dar la arrechera de la vida."
Kiara se sienta frente a ella y comienza a explicarle con lujo de detalle.
a medida que Oriana escucha la narración, los ojos se le ponen como dos platos. En ese instante comienza a comprender la actitud del sanitario, la reacción de Fábrega y una indignación le anuda el estómago.
Una hora después...
Oriana murmura con acento romano, "stronzo di merda."
Oriana se levanta con la mirada encendida.
oriana dice con acento romano, "Desde hoy hasta nueva orden Fábrega está de baja. no lo quiero en el hospital, ha quedado claro?"
Guillem asiente con cierta pesadumbre, pero entiende las razones de la jefe de servicio.
Kiara dice: "Vos no habéis entendido nada?"
Oriana la mira.
Oriana dice con acento romano, "por supuesto que he entendido. No obstante, lo menos que necesito es un médico fuera de sí, una jefe de servicios sociales dándome por culo y medio hospital en caos porque se sepa lo que uno de nosotros ha estado haciendo con los pacientes discapacitados."
Kiara aprieta los puños.
Kiara dice: "vas a proteger al remalpariohijodeputa de Ferrer? No puedo creerlo!"
Oriana la coge de un brazo.
Oriana murmura con acento romano, "por supuesto que no, no soy una desalmada, pero necesitamos pruebas contundentes para poder coger a ese cabrón, ponerlo sobre aviso solo hará que se vaya de rositas como decís aquí, se entiende? Queréis a esa chica, a vuestro colega, Ayudadme a cogerlo como debe ser."
Kiara se relaja.
Dices con acento Catalán, "te ayudaremos, cuenta con eso. Ahora qué necesitas para Aymara?"
Oriana suspira.
Oriana dice con acento romano, "en principio, que tenga ganas de luchar y otro médico con la mente brillante de Fábrega, con eso me conformaría. Veré si consigo a la doctora melissa, Espero que pueda colaborarnos, aunque sea a distancia."
Oriana dice con acento romano, "Por lo demás, un milagro, así que si sabéis, rezad a todos los dioses que se os ocurra."
Oriana sale de la habitación de descanso a toda prisa.
Última edición por Aletheia el Mar Jul 09, 2024 3:36 am, editado 1 vez en total.
Aletheia
Mensajes: 16
Registrado: Mar Abr 23, 2024 6:10 pm

El silencio autoimpuesto suele convertirse en indefensión

Mensaje por Aletheia »

Punto de vista: Guillem
Comunidad de Madrid; Servicios Sociales
al entrar puedes observar dos escritorios separados entre sí por un archivador. sobre cada escritorio se ve una pantalla de ordenador, un teléfono, un calendario y carpetas con muchos papeles. A la derecha ves una mesa redonda con cuatro sillas. Tras la mesa, pegado a la pared, un pequeño mueble rectangular en cuya superficie ves una cafetera y varios botes junto a tazas de café, vasos plásticos y removedores. A la izquierda un ventanal permite ver parte de la Plaza de Castilla. En la esquina una mesa cuadrada da soporte a una impresora y un escáner.

te encuentras con Humberto, Eloy, Fina, Lourdes y Guillem
Mayra camina despacio, el repiqueteo de sus tacones agrega tensión a un ambiente que de por sí resulta incómodo.
Mayra se sienta tras su escritorio.
Mayra dice: "he tenido que citarlos aquí, en vista del informe presentado por una de las enfermeras de nuestro hospital. Hay menciones muy graves que requieren ser aclaradas y..."
Humberto dice con acento melillense, "Aquí no hay nada que aclarar."
Mayra le lanza una mirada admonitoria.
Humberto mira con desprecio a la jefe de servicios sociales y a la enfermera.
Humberto dice con acento melillense, "Yo estoy siendo víctima de una vil infamia, se pretende desprestigiar mi ética y a mí como ser humano. Esta mujer junto con una anciana se han montado una película, supongo que con la intención de estorsionarme."
fina se levanta del asiento indignada.
Fina dice: "¿Cómo se atreve a decir semejante cosa!"
Guillem le susurra al oído y la obliga a sentarse.
Fina dice: "Yo sé lo que vi, además, la chica invidente está en estado crítico, eso no me lo he inventado yo."
Mayra carraspea.
Mayra dice: "El doctor Ferrer alega que el estado de la chica es producto de su propia conducta autolesiva. Según el doctor, ella lleva un par de años descuidando su salud, a sabiendas de la importancia que tienen para una diabética... Claro, siendo discapacitada, no puede esperarse demasiado."
fina le lanza una mirada asesina al médico.
Humberto la ignora y se enfoca en Mayra.
Humberto dice con acento melillense, "Así es, de hecho, aunque parece que fina lo ignora, sus servicios fueron requeridos en reiteradas ocasiones y fueron rechazados por la discapacitada en cuestión. Mi naturaleza humanitaria y ética me hacía demasiado difícil imponerle la atención sanitaria."
Guillem se asegura de mantener el rostro impasible, aunque en el fondo no da crédito al descaro de Humberto.
Lourdes dice: "Hay un punto en el que me gustaría enfocarnos, doctor Ferrer, si no le importa."
Mayra dice: "La reunión la he convocado yo, Lourdes, creo..."
Lourdes la interrumpe con una mano.
Lourdes dice: "Estoy presente en esta reunión a solicitud del doctor Vagur. Tras revisar con detenimiento el informe de ingreso de la paciente, resulta significativo los signos de abuso continuado que se encontraron durante la atención tanto de primeros auxilios como en la UCI. Eso no es algo que pueda considerarse autolesivo y, en mi opinión, es importante investigar."
Mayra dice: "Esto no se trata de opiniones, Lourdes, sino de hechos."
Lourdes la mira, inquisitiva.
Mayra mira a Humberto.
Mayra dice: "Qué tiene usted que decir a ese respecto, doctor?"
Humberto dice con acento melillense, " En todos los años que llevo como tutor, he procurado cuidar de los discapacitados a mi cargo. lamentablemente no siempre logro mi cometido y algunos de ellos tienen ciertas... desviaciones, de conductas, de filias."
Eloy permanece cabizbajo. en vista de que nadie se ha tomado la molestia de involucrarlo, prefiere mantenerse bajo perfil.
Humberto le apoya una mano en el hombro y le da un apretón firme.
Guillem no pierde de vista ni el gesto ni el respingo que da el joven.
Humberto dice con acento melillense, "El problema es que Eloy tiene ciertos apetitos que no he logrado reconducir. Al principio pensé que la pintura le serviría para desfogarse, pero en cuanto esta chica ingresó con nosotros, no hubo manera de contenerle. en ocasiones he tenido que mantenerle encerrado en su habitación y a esa chica también para que no actuaran como bestias en celo. ha sido un período difícil de convivencia este tiempo, la verdad."
La actuación de Humberto casi merece un premio de la academia. Por fortuna, la mitad de los presentes no se traga ni una sola palabra.
Mayra dice: "¿Está queriendo usted decir que este discapacitado..."
Mayra señala a Eloy
Mayra dice: "Abusaba de esa chica ciega?"
Humberto adquiere cierta rigidez ante las implicaciones de esa afirmación.
Eloy percibe la tensión y reacciona en respuesta.
Humberto dice con acento melillense, "Yo no podría precisar algo así, me atrevería a pensar que era consensuado porque llegaron a pasar mucho tiempo juntos. Pero si le soy honesto, desconozco qué tipo de relaciones íntimas tenían. Yo no puedo mantener una vigilancia las 24 horas y pensaba que la señora que contraté realmente se tomaba esto en serio, pero al parecer solo les alcahueteaba los encuentros"
Fina está roja de la indignación.
Fina dice: "pero cómo se atreve a decir eso de Pepi? Va a negar que usted estaba en esa habitación? Pero si yo lo vi salir de allí con el móvil en la mano!"
Humberto dice con acento melillense, "Claro que estaba allí, intentando detenerlos, tenía el móvil porque justo intentaba llamar al 112 en cuanto esa invidente empezó a vomitar y a quejarse. Al parecer Eloy estaba fuera de sí en ese momento y bueno... La joven no soportó una sesión de sexo tan duro"
Eloy advierte por los movimientos de la boca de Humberto que lo ha mencionado, palidece y se levanta.
Humberto intenta cogerle del brazo, pero Eloy se zafa.
Guillem mira a Lourdes y al joven.
La tensión y la ansiedad son evidentes en la expresión corporal de Eloy.
Lourdes comienza a hacer señas. la manera fluida en que gesticula con las manos capta la atención de Eloy.
Lourdes dice en lengua de signos, "Necesitamos que cooperes con nosotros, hay acusaciones contra ti y hay que aclarar este asunto."
Lourdes dice en lengua de signos, "¿Podrías explicarnos qué ocurrió?"
Eloy suspira y se deja caer en la silla.
Eloy dice con lengua de signos, "Para qué? Cualquier cosa que diga él va a desmentirla. Yo no soy nadie, lo que Humberto diga será santa palabra para todos."
Lourdes repite en voz alta la respuesta de Eloy.
mayra dice: "Está visto que este discapacitado no va a colaborarnos y entiendo que no tenemos todo el día para perderlo tratando de aclarar algo que a mí me parece bastante claro."
Mayra dice: "Además, en el expediente del joven ya hay muchos otros incidentes violentos, no es de sorprenderse que quizá le guste abusar de alguien más indefenso que él."
Dices con acento catalán, "Mayra, esas son apreciaciones infundadas. Se requiere hacer una evaluación detallada para poder sacar conclusiones ajustadas a la realidad."
Mayra lo mira con desdén.
Mayra dice: "Mi trabajo no es ese, Guillem, mi trabajo es ocuparme de que quienes están en situación vulnerable sean tratados como merecen."
Dices con acento catalán, "precisamente por eso no te negarás a que le evaluemos y le demos atención psiquiátrica, verdad? Es evidente que este joven atraviesa un período de estrés, ansiedad y desequilibrio. Nuestro deber es brindarle atención médica ahora mismo."
Mayra dice: "La gestión de los recursos..."
Lourdes interviene.
Lourdes dice: "Ni te preocupes por eso, Mayra. Me ha informado el doctor Vagur que el servicio ha encontrado un grupo de filántropos dispuestos a aportar los recursos financieros para los programas a cargo del doctor Vagur."
Mayra tiene los ojos como dos ascuas.
Mayra dice: "No se me había informado de eso."
Dices con acento catalán, "Pensaba hacerlo hoy, pero como ha surgido este imprevisto, pues aprovecha de darte por informada. No te preocupes, te haré llegar el dosier con toda la información."
Humberto dice con acento melillense, "Eso qué significa? en mi opinión Eloy no..."
Guillem se posiciona tras la silla de Humberto y habla en voz alta.
Dices con acento catalán, "Puesto que lo ocurrido ha pasado bajo tu tutela, tu opinión en este momento no se considera objetiva. Lourdes se ha comunicado con la IDO y dados los acontecimientos, nos autorizaron a evaluar a Eloy y a Aymara, en cuanto se a posible."
Humberto se levanta con brusquedad.
Humberto dice con acento melillense, "No podéis dar crédito a las invenciones de dos mujeres sin formación."
Guillem lo enfrenta.
Eloy se cubre la cara con las manos y solloza en silencio sin entender qué pasará con él de ahora en adelante.
Dices con acento catalán, "Esto no va de tu reputación, Humberto. Esto se trata del bienestar de los discapacitados que está por encima de eso, según nos ha informado la IDO.
Guillem mira a Mayra que, en vista de la noticia, ha llamado directamente a la IDO para corroborar la información.
Mayra disimula su contrariedad y cuelga el teléfono.
Mayra dice: No tiene de qué preocuparse, doctor Ferrer. Ni nosotros en servicios sociales ni la IDO cuestionamos su profesionalidad. En la organización solo quieren asegurarse del estado mental de los discapacitados para reubicarlos en otros pisos. No se preocupe usted de nada."
Humberto mira con incredulidad a Mayra.
Humberto dice con acento melillense, "Eso qué quiere decir?"
Dices con acento catalán, "Eso quiere decir que Eloy deja de estar bajo tu tutela mientras le evaluamos en psiquiatría y lo mismo Aymara."
Humberto dice con acento melillense, "pero..."
Lourdes carraspea.
Lourdes dice: "Seguirá gestionando el piso de la IDO ubicado en la Torre de Madrid, y se le asignará, probablemente, a otra persona con discapacidad."
Humberto aprieta los labios. Su insatisfacción es tan palpable como la de Mayra, pero se limita a asentir con la cabeza.
Humberto dice con acento melillense, "Siendo así, no tengo nada más que aportar a esta reunión, así pues, me retiro."
Mayra dice: "Gracias por acudir a esta reunión, doctor Ferrer, seguiremos en contacto."
Humberto ignora a la trabajadora social y sale de la oficina.
dices con acento catalán, "Lourdes, me harías el favor de acompañar a Eloy a Psiquiatría, si eres tan amable, enseguida subo."
Lourdes asiente, se pone de pie y se aproxima a Eloy.
Eloy da un respingo y tarda en entender lo que ella le comunica.
Eloy la mira con los ojos desorbitados, el alivio que refleja esa mirada a la mujer le rompe el corazón.
Eloy se pone de pie con agilidad.
Lourdes dice: "Lo espero arriba, doctor Vagur."
Dices con acento catalán, "Gracias, Lourdes."
Lourdes se marcha con Eloy.
Mayra dice: "Cómo está Fabi?"
Guillem detecta el tono malicioso en la pregunta.
dices con acento catalán, "Tú y yo sabemos que eso no te importa en realidad, Mayra."
Mayra se tensa frente al inusual tono del psiquiatra.
Mayra dice: "Te equivocas, a mí sí que me interesa Fabián. Ahora más que nunca va a necesitar de una mujer que lo comprenda y que sepa darle lo que él necesita."
Guillem niega con la cabeza.
dices con acento catalán, "Estás apostando mal, Mayra."
Mayra se levanta y camina con seguridad.
Mayra se detiene frente a él.
Mayra dice: " A esa infeliz si acaso le quedarán unas horas de vida. Cuando desaparezca, nada ni nadie va a impedir que Fabián vuelva a mí."
Guillem da un paso atrás.
Dices con acento catalán, "No estás bien, Mayra. Ten cuidado porque un paso en falso y la caída puede ser estrepitosa."
Mayra lo coge por la solapa de la bata.
Mayra dice: ¿Me amenazas?"
Guillem la coge con firmeza de la muñeca y se la quita de encima.
Dices con acento catalán, "Es solo una observación, la interpretación se la estás dando tú, Mayra."
Guillem la aparta y abre la puerta.
Mayra dice: "No lo podréis esconder de mí toda la vida, ten eso claro, Vagur."
Guillem sale sin mirar atrás.
Aletheia
Mensajes: 16
Registrado: Mar Abr 23, 2024 6:10 pm

Gritos desgarradores no siempre rompen el silencio

Mensaje por Aletheia »

Punto de vista: Guillem
consultorio
Es un espacio habilitado para consultas de tipo siquiátrico. Tanto los colores como el mobiliario favorecen la relajación. Al ingresar, a la izquierda puedes ver el escritorio donde el terapeuta lleva a cabo tareas administrativas. Cuenta con un ordenador, un archivador y un par de sillas. Tras el escritorio, una ventana permite ver parte del Paseo de la Castellana y ofrece excelente iluminación al lugar. Del lado derecho una división separa otro espacio un poco más pequeño, donde puede verse un sillón, un diván, un equipo de música y una moqueta gruesa que hace juego con la decoración.

Te encuentras con Lourdes y Eloy
Eloy sigue gesticulando con los ojos anegados en lágrimas.
Lourdes tiene el rostro pálido, no obstante, ha permanecido durante toda la entrevista interpretando a Eloy.
Guillem tiene el rostro descompuesto. La narración de aquel joven es demasiado sórdida e inesperada como para permanecer impasible.
Eloy habla en lengua de signos tan rápido que la frente se le perla de sudor.
Lourdes le pide con señas que por favor vaya más despacio.
Eloy es como un tren sin frenos. han sido tantos años de resistir en silencio, de ser víctima del terror, que no sabe cómo detenerse.
Guillem no pierde de vista la expresión no verbal de Eloy. Todo su ser habla de un trauma con raíces profundas.
Lourdes dice: "Yo sé que todo me acusa... nos acusa. No tenemos pruebas, pero le juro que todo lo que le he contado es la pura verdad."
Dices con acento catalán, "Yo te creo, Eloy."
Lourdes le transmite el mensaje de Guillem al joven.
Eloy rompe a llorar.
La puerta del consultorio se abre inesperadamente.
Fabián entra en tromba seguido por Justino que no alcanza a detenerlo.
Lourdes dice: "Se lo juro, yo jamás habría querido hacerle todo eso a Aymara. siento asco de mí mismo, yo no debería seguir existiendo. vosotros deberíais haber dejado que Humberto cumpliera sus amenazas. Al menos las que me tocan a mí."
Fabián clava la mirada en Eloy y sin pensárselo, se abalanza sobre él.
Fabián dice: "¿Fuiste tú, cabrón hijo de puta? ¿Tú le hiciste daño a mi mujer?"
Guillem abre un cajón, extrae algo y se levanta a prisa.
Lourdes apenas logra apartarse de la trayectoria
Fabián golpea a Eloy.
Justino lo coge desde atrás a duras penas.
Justino dice: "Venga, doctor, écheme una mano aquí que este hombre es un toro y como lo suelte, acaba con ese chaval."
Eloy no se resiste.
Fabián le asesta un segundo golpe y el joven cae en el suelo.
Guillem se aproxima con una Jeringa.
Fabián, advertido por su último encuentro, se mueve con rapidez y evita la aguja.
Dices con acento catalán, Basta ya, Fabián."
Lourdes no ha perdido de vista a Eloy que gesticula con desesperación desde el suelo.
Lourdes habla en voz alta.
Lourdes dice: "Dejad que me mate, , si yo muero será mejor. No tiene sentido seguir viviendo así, convertido en un monstruo."
Fabián se voltea sin comprender por qué Lourdes dice eso.
Lourdes continúa interpretando a Eloy.
Lourdes dice: "Me merezco lo que quiera hacerme. Seguro ya se enteró de quién soy, de la clase de abominación que soy. No lo detengáis, dejad que acabe conmigo."
Fabián sigue la mirada de Guillem.
El rostro desencajado de aquel hombre es como un mazazo en el hígado. Esa mirada es como un grito que no logra alcanzar a romper el silencio.
Eloy cierra los ojos y se entrega. sus manos repiten la misma serie de señas una y otra vez.
Fabián no necesita que Lourdes le interprete lo que significan esas señas, toda la expresión corporal de Eloy habla por sí sola.
Pese a que para todos es claro lo que ocurre, Lourdes decide no dejar duda alguna.
Lourdes dice: "Mátame como a un perro, lo merezco, mátame."
Justino murmura: "Mi dios bendito, pero qué le han hecho a ese chaval?"
Guillem coge a Fabián por el brazo y lo guía hasta una de las sillas.
Dices con acento catalán, "Justino, ayuda a mi paciente a levantarse del piso y llévalo a hospitalización."
Justino dice: "No se preocupe usted de nada que ya mismo me ocupo del chaval. Eso sí, échele un vistazo ahí al doctor Fábrega, como que necesita una mano."
Justino se acuclilla frente a Eloy. Para sorpresa de Guillem, el hombre hace señas y se comunica con él.
Eloy se deja guiar por el celador, ambos abandonan el consultorio.
Fabián entierra la cara entre las manos.
Fabián murmura: "Esto es una mierda, es una mierda."
Lourdes dice: "Volveré a mi oficina, será mejor que elabore un informe con el máximo detalle antes de que..."
Dices con acento catalán, "Ve tranquila y gracias. He grabado la sesión de todas maneras. Cualquiera que vea a ese joven notará las huellas del maltrato sicológico"
Lourdes asiente. En su rostro se nota la pesadumbre.
Lourdes sale del consultorio en silencio.
Guillem se apoya en el borde del escritorio.
dices con acento catalán, " A estas alturas y por tu reacción doy por sentado que ya se te informó la decisión de la nueva Jefe del servicio de medicina interna."
Fabián levanta la cabeza.
Fabián dice: "No podéis hacerme esto, ella no puede."
Guillem suspira.
Dices con acento catalán, "Ella puede, claro que puede y vista tu reacción, yo apoyo su decisión."
Fabián dice: "Se supone que eres mi amigo."
Dices con acento catalán, "No se supone, lo soy y por eso es que convalidé tu baja médica."
Dices con acento catalán, "Estás en bournout, Fabián. son demasiados años llevando un ritmo insano. Estás completamente fuera de control. Has golpeado a un joven con discapacidad"
Fabián dice: "Es un enfermo, abusó de aymi, lo escuché, fue él quién..."
Guillem alza una mano y lo interrumpe.
Dices con acento catalán, "En vista de lo delicada que es esta situación, voy a saltarme las normas y voy a mostrarte la sesión. quiero que veas y oigas, pero sobre todo que veas a ese joven. Puede que te cueste entender o creer, pero él es tan víctima como aymara o más. Lleva más tiempo bajo la tutela de Ferrer. Y, aunque él se considera un monstruo que no merece vivir, aquí el único monstruo es un médico que no ha respetado el juramento hipocrático y que ha abusado de la mente, el terror, la inseguridad y los cuerpos de dos personas indefensas."
Fabián quiere interrumpirlo, pero Guillem no se lo permite.
dices con acento catalán, "Vas a ser testigo de esto y espero que luego seas capaz de pedirle perdón a ese joven y, sobre todo, de perdonarte tú."
dos horas y media después...
Fabián tiene los ojos anegados en lágrimas. el nudo en la garganta no le deja respirar con naturalidad.
Fabián murmura: "maldito Ferrer, maldita la hora en que se cruzó en nuestro camino."
Fabián se frota la cara. la vergüenza le empaña la mirada.
Guillem apaga la grabadora de video.
Fabián lo mira, finalmente las lágrimas le empapan el rostro.
Fabián dice: "Era por eso, por todo eso que nunca volvió a responder mis mensajes, que nunca accedió a tener visitas, que rechazó la asistencia de Fina."
Guillem asiente con la cabeza.
Dices con acento catalán, " los manipuló, los aterrorizó al punto de que accedieron a complacer sus fetiches hasta que los aisló, inclusive de la propia señora Pepi que a duras penas se dio cuenta de que algo no andaba bien."
Fabián dice: Y no le creísteis ."
Murmuras con acento catalán, "No lo sabíamos, Fabi."
Fabián se levanta y comienza a deambular como una fiera enjaulada.
Fabián dice: "Hay que denunciarlo, no puede seguir ejerciendo, es un maldito sicópata, Guillem."
Dices con acento catalán, "No será tan fácil, ha sabido cubrirse bastante bien las espaldas. Es su palabra contra la de Eloy y Aymara, si es que..."
Fabián apoya ambas palmas sobre el escritorio.
Fabián dice: "No lo digas, no te atrevas siquiera a insinuarlo."
Guillem traga saliva y desvía la mirada. La tristeza empaña sus iris.
Murmuras con acento catalán, "Su estado es realmente crítico, Fabi. y bueno..."
Los ojos de Fabián se encienden como dos ascuas.
Fabián dice: "Y bueno qué...?
Guillem lo mira a los ojos.
Dices con acento catalán, "está intubada, la disfunción renal ha avanzado, es probable que requiera un trasplante y diálisis hasta que eso se concrete. Servicios sociales dice..."
Fabián alza la voz.
Fabián espeta: "maldita hija de puta, maldita... la mataré, juro que la mataré."
Guillem se levanta y le bloquea el paso.
Dices con acento catalán, "¿Te estás escuchando? Eres médico, acaso lo olvidas?"
Fabián se deja caer en el asiento y llora con desesperación.
Fabián dice con el rostro entre las manos: qué esperas que haga? No soporto la idea de perderla, no puedo soportarlo."
Dices con acento catalán, Confía en nosotros, encontraremos una solución."
Aletheia
Mensajes: 16
Registrado: Mar Abr 23, 2024 6:10 pm

Silencio: maldito Cómplice

Mensaje por Aletheia »

Punto de vista: Oriana
Subunidad de cuidados Especiales.
Te encuentras con Aymara y Belkis.
Oriana entra ajustándose las medidas de protección.
Belkis te mira

Oriana
Tiene pecho generoso y caderas llenas. Sobrepasa el metro setenta de estatura. Su piel es blanca y su cabello marrón oscuro. Sus ojos almendrados de pestañas tupidas y rodeados de arruguitas miran todo con gran atención. Posee una nariz aguileña y unos labios delgados que adoptan cierta tensión en momentos de exaltación.
Se nota claramente que es una mujer. viste un pijama quirúrgico de color azul marino.
Miras a la paciente
Aymara
Observas a una mujer con marcadas ojeras y una pérdida notable de peso que no pasa desapercibida aún cuando la edematización de su cuerpo pareciera indicar lo contrario. El tono cerúleo de su rostro advierte el grave estado de salud en el que se encuentra.
Se nota claramente que es una mujer.
Al fijarte en su cuerpo observas: pequeñas cicatrices muy delgadas y algunas magulladuras que comienzan a sanar con lentitud
Dices con acento romano, "Te agradezco que vinieras."
Belkis la mira y niega con la cabeza.
Belkis dice, "simplemente es mi trabajo, además..."
Belkis prefiere guardar silencio.
Murmuras con acento romano, "sé quién es la paciente y lo que significa para algunos de vosotros. De verdad, lo siento mucho."
Belkis da un leve cabeceo.
Belkis dice, "Lo que no me explico es cómo pudo empeorar tanto en menos de 24 horas."
dices con acento romano, "Yo tampoco me lo explico. Indiqué el protocolo acostumbrado y al retomar la guardia la encontré tan mal que decidí intubarla y llamarte, me preocupa que además del daño renal tenga daño cardiovascular."
Belkis dice, "tiene la microvascularización afectada, pero milagrosamente su corazón sigue bombeando."
Paloma escucha el intercambio de ambas médicas y reprime las lágrimas. El ritmo constante de las máquinas la hace evocar la noche anterior.
****
Paloma está en la estación de enfermeras de la UCI. Una llamada la saca de su puesto intempestivamente.
Paloma dice: "Vengo enseguida, me requieren en urgencias."
Su compañera de guardia asiente.
Paloma sale de la Unidad de cuidados intensivos y toma en dirección al ascensor interno.
Tras girar en el pasillo, alguien tira de ella con fuerza.
Paloma exclama, pero ahoga la voz en cuanto se fija a quien tiene delante.
Mayra la mira con intensidad perniciosa.
Paloma se echa atrás. Intenta zafarse y no lo consigue.
Paloma dice en voz baja: "Disculpe, me requieren en urgencias."
Mayra niega con el índice.
Mayra dice: "La urgencia la tengo yo y más vale que me escuches, si no quieres que tu anciana madre pierda su pensión. El encargado de esa área en servicios sociales es muy allegado mío, no sé si me comprendes"
A Paloma le tiembla el labio inferior.
Paloma titubea y finalmente pregunta.
Paloma dice: "Qué es lo que usted quiere."
Mayra sonríe con malicia.
Mayra dice: "quiero muchas cosas que tú, precisamente no puedes darme, ahora, lo que si puedes hacer es ganarte mi ... buena voluntad para con tu madre. sé que le está costando lo suyo conseguir que le otorguen la pensión."
Paloma dice: "hable de una vez."
Mayra le coge con fuerza inesperada.
Paloma da un respinngo.
Mayra dice: "Entiendo que hay una paciente en la unidad de cuidados especiales que debería... abandonar este hospital cuanto antes y quiero... que te ocupes de acelerar ese proceso."
Paloma la mira, escandalizada.
Mayra dice: "No me seas dramática. No estoy pidiéndote gran cosa, quizá con cambiar un suero por otro, saltarse alguna medicación sea más que suficiente. Algo que nos permita remitirla de hospital y aprovechar los recursos en alguien que tenga más posibilidades de supervivencia."
Paloma dice: "Yo no... yo no puedo hacer eso, eso no es ético."
Mayra hace un mohín.
Mayra la suelta con brusquedad.
Mayra dice: "Vaya, pensé que eras una buena hija. parece que me equivoqué y que la calidad de vida de tu madre te importa... más bien poco."
Mayra se gira, sus tacones repiquetean.
mayra dice: "bueno, te dejo, voy a saludar a mi buen amigo Martín."
Paloma la mira con perplejidad y tras unos segundos la detiene.
Paloma dice: "Espere por favor, no... no... "
Mayra se vuelve.
Paloma baja la mirada.
Paloma murmura: "Lo haré..."
Mayra sonríe satisfecha.
Mayra dice: "Si es que yo sabía que tu eras una mujer con buen juicio."
Paloma entra de vuelta a la Unidad arrastrando los pies.
*****
Paloma vuelve a la realidad al escuchar a la doctora Oriana.
Dices con acento romano, "Al final me atreví a contactar a la IA esa que liberaron. Sé que pensarás que es una locura, pero no perdía nada."
Belkis la mira expectante.
-Belkis dice: "Y qué pasó?
Oriana suspira profundo.
Dices con acento romano, "Acabo de implementar el nuevo protocolo que me sugirió. tenemos que esperar, aunque de todos modos es probable que si la libra requiera de un trasplante y servicios sociales..."
Belkis murmura: "De verdad se negaron?
Oriana asiente con la cabeza y desvía la mirada para evitar que la ira que la corroe la deje en evidencia
Belkis masculla para sí: "Será cabrona la malnacida."
Oriana le pide que haga silencio.
Murmuras con acento romano, las paredes oyen, ya sabes. Prefiero que siga creyendo que estoy al margen."
Belkis asiente en acuerdo.
Belkis dice: Mi turno terminó hace una hora, hablaré con Guillem para darle el último reporte, creo que si habla con esos filántropos que contactaron, puede que se le consiga el trasplante, aunque sea fuera de aquí."
Dices con acento romano, "Espero que así sea, de corazón."
Belkis te da un apretón en el brazo y sale de la subunidad.
Paloma desde la distancia se muerde el labio. La culpa la corroe, pero no tenía otra alternativa.
Oriana se vuelve.
Dices con acento romano, "Va todo bien, Paloma?"
Paloma se limita a asentir y se marcha a toda prisa hacia el puesto de enfermeras.
A Oriana la actitud de la enfermera le despierta un cosquilleo de suspicacia que se esfuma en cuanto los monitores de la subunidad empiezan a pitar fuera de control.
Aletheia
Mensajes: 16
Registrado: Mar Abr 23, 2024 6:10 pm

Sin silencio no hay trato

Mensaje por Aletheia »

Punto de vista: Fabián
Comunidad de Madrid; Hospital Universitario La Paz; Servicios sociales.
al entrar puedes observar dos escritorios separados entre sí por un archivador. sobre cada escritorio se ve una pantalla de ordenador, un teléfono, un calendario y carpetas con muchos papeles. A la derecha ves una mesa redonda con cuatro sillas. Tras la mesa, pegado a la pared, un pequeño mueble rectangular en cuya superficie ves una cafetera y varios botes junto a tazas de café, vasos plásticos y removedores. A la izquierda un ventanal permite ver parte de la Plaza de Castilla. En la esquina una mesa cuadrada da soporte a una impresora y un escáner.
Fabián entra al despacho sin llamar a la puerta.
Mayra levanta la mirada y sonríe.
Mayra dice: "Fabi... que placer tenerte de visita. ¿Qué te trae por aquí?"
Dices: "No te hagas la ingenua que no te va. Sabes bien porqué estoy aquí."
Mayra dice: "¿Por qué no te sientas?"
Dices: "Estoy bien así. Quiero que me digas qué pretendes negándo el trasplante de Aymara y recortando los recursos para su tratamiento."
Mayra se levanta y rodea el escritorio. Se acerca a Fabián contoneando las caderas.
Mayra habla en tono meloso
Mayra dice: "Hago mi trabajo, nada más."
Fabián da un paso atrás y se cruza de brazos.
Dices: "Venga ya, Mayra. ¿Te crees que soy idiota?"
Mayra niega con la cabeza y sonríe, ladina.
Mayra dice: En absoluto pensaría eso de ti, Fabi querido."
La trabajadora social le apoya la mano en el pectoral.
Fabián le coge de la muñeca con firmeza.
Murmuras: "Si Aymara se muere, Mayra, me la pagarás. Así sea lo último que haga en mi vida. No te va a alcanzar la vida ni la muerte para arrepentirte"
El rostro de la trabajadora social se ensombrece.
Mayra dice: "No estás en posición de amenazarme, Fabi. Si esa fulana se muere, el único responsable serás tú. No yo."
Murmuras: "serás hija de puta."
Mayra se encoge de hombros.
Mayra dice: "Soy una mujer que sabe lo que quiere y va a por ello. Y tú ya sabes lo que quiero. Por eso estás aquí"
Fabián la coge con más firmeza.
Mayra se excita al sentir pequeñas punzadas de dolor en la muñeca.
Mayra susurra: "¿Lo ves? Estamos hechos el uno para el otro. Sabes lo que me gusta y yo sé lo que tu necesitas."
Fabián aprieta mucho más fuerte.
Murmuras: "Di lo que quieres de una maldita vez."
Mayra habla entre pequeños jadeos de excitación.
Mayra dice: "Quiero un nuevo contrato a tiempo indefinido."
Fabián bufa con incredulidad.
Dices: "Estás loca si crees que voy a hacer eso."
Mayra se pega a él con la intención de frotar sus pechos contra su torso.
El médico aprieta con más fuerza.
A Mayra se le escapa un pequeño quejido. El rostro se le pone pálido. El dolor le anega los ojos.
Dices: "Eso que sientes no es nada en comparación con lo que te haré sentir si ella muere, Mayra. Te aseguro que lo menos que querrías es un amo verdaderamente sádico y, aunque creas que me conoces, en el fondo no sabes de lo que soy capaz."
Mayra se fija en la mirada de Fabián, el odio en sus ojos la estremece de pies a cabeza.
Mayra murmura: Fabi, por favor..."
Fabián aprieta otro poco.
Mayra ahoga el grito que casi se le escapa. las lágrimas le mojan las mejillas y la excitación ha dado paso a un miedo que nunca pensó sentir.
Murmuras: "Lo único que tendrás de mí es la certeza de que si autorizas la atención y el trasplante, dejaré a aymara definitivamente."
Mayra habla entre sollozos.
Mayra murmura: "Suéltame, Fabián."
Murmuras: "No hasta que tengamos un trato."
Mayra asiente con la cabeza. La altanería se le ha ido al garete y la sumisión doblega su voluntad.
Murmuras: "De viva voz, Mayra. habla o terminarás con una escayola en la muñeca."
Mayra murmura: "volveremos a..."
Fabián está a punto de romperle la articulación.
Murmuras: Solo si se me pega la gana, Mayra. Sin contratos ni ataduras de ninguna índole. Querías un amo y lo tendrás, como me de a mí la gana y cuando yo quiera. Y ni hablar de esto con nadie o te juro, que te arrepentirás de haberte obsesionado conmigo. Lo has entendido?"
Mayra asiente cabizbaja, el dolor de la muñeca se le ha extendido al antebrazo y al codo.
Murmuras: trágate las lágrimas, deja de llorar y recomponte. Luego, di lo que tienes que decir en voz alta que yo te oiga.
Mayra está jadeante y no por la excitación. A duras penas logra secarse las lágrimas.
Mayra dice: autorizaré el tratamiento que se requiera en el caso de la paciente Gutiérrez."
Dices: "Muy bien. En cuanto salga por la puerta harás las llamadas que correspondan. me has entendido.?"
Mayra asiente de nuevo sin levantar la mirada.
Fabián hace un movimiento brusco y rápido.
Mayra suelta un grito.
La puerta del despacho se abre.
susurras: eso es para que no dudes de lo que te acabo de decir."
Oriana entra en tromba y frena al ver a Fábrega.
Oriana dice con acento romano, "¿Qué haces tú aquí? di órdenes expresas de que...?"
Oriana mira a uno y a otro alternativamente.
Oriana dice con acento romano, "A ti que te pasa Navarro?
Fabián se voltea un instante, se muestra cansado, pero en él no hay ni rastros de la ira de hace segundos.
Dices: "vine a ver a la señorita Navarro a solicitud de una enfermera. me abordó cuando ya me iba a mi casa. Parece que se cayó y se dislocó la muñeca. Creo que sería bueno que la revisara Anzola o Moreno."
Oriana clava los ojos en Navarro.
Mayra sigue con los ojos fijos en el suelo. el dolor es lo bastante intenso como para no querer soltarse la muñeca.
Oriana dice con acento romano, "¿Cómo te dislocaste?"
Fabián habla sin darle tiempo a Mayra de contestar.
Dices: "Resbaló por esos zapatos tan altos que siempre lleva y al buscar equilibrio, apoyó todo el peso y se lesionó."
Oriana aguarda que Mayra diga algo.
La trabajadora social levanta la cara y asiente.
Mayra murmura: "Ha sido así, doctora. Es lo que le explicaba al doctor cuando usted llegó. Solo que me duele tanto que..."
Oriana dice con acento romano, "Moreno ya se marchó, le diré a Anzola."
Oriana carraspea.
Oriana dice con acento romano, "Sé que no es el mejor momento, Mayra y lo lamento, pero necesito saber la respuesta sobre el caso de la paciente en la unidad de cuidados especiales.
Mayra se estremece.
Mayra habla con voz temblorosa.
Mayra dice: "Envié su solicitud, doctora y autorizaron los recursos. La paciente puede permanecer en la unidad mientras aparece un donante."
Oriana suspira de alivio.
Oriana finge no darse cuenta de cómo la trabajadora social mira al médico.
Dices: "Bueno, te quedas en las mejores manos. Me voy antes de que mi Jefa se enfade más conmigo."
Oriana entrecierra los ojos.
Oriana dice con acento romano, "tómate un buen descanso, Fábrega. Lo necesitas."
Dices: "así lo haré."
Fabián sale del despacho.
Oriana se acerca a Mayra. Las huellas en la piel de su muñeca son evidentes."
Oriana dice con acento romano, "No te haré preguntas porque tengo la sensación de que no me vas a responder. En cambio llamaré a Anzola."
Mayra murmura: "Gracias, doctora Bellorinni."
Oriana desanda sus pasos.
Oriana se vuelve antes de cruzar el umbral.
Mayra llora en silencio. Su rostro muestra una expresión que habla por sí sola.
Responder